FRASE DE LA SEMANA

¡¡Hola a todos!!

  Lo que os traigo este lunes no es una frase, es un pequeño fragmento de Alicia en el País de las Maravillas que me dio mucho que pensar.

  De pequeña empecé a leer este libro, pero no me terminó de convencer y lo dejé, así que ha sido leyendo Recuerda que me quieres donde me la he encontrado y he meditado seriamente en lo que significaba.


  Es el siguiente:

"A lo mejor es la pimienta lo que pone a la gente de mal humor... y el vinagre lo que hace a las personas agrias... y la manzanilla lo que las hace amargas... y... el regaliz y las golosinas lo que hace que los niños sean dulces. ¡Ojalá la gente lo supiera! Entonces no serían tan tacaños con los dulces..." - Lewis Carroll, Alice's Adventures in Wonderland



  ¿Qué creéis vosotros? ¿Consideran los niños a los adultos como malhumorados, agrios y amargos? Yo cuando era pequeña los veía demasiado serios... y conforme crezco creo que a veces voy ganando un poquito de estas cualidades-non-gratas. Te levantas más con el pie izquierdo, te molesta que algunas personas te hablen, tienes estrés... y al final vas perdiendo esa alegría que caracteriza a los niños, como aquí dicen, la dulzura.


  ¿Y si probamos todos a comer más chuches y seguir menos dietas, a sonreír en vez de a enfadarnos, a portarnos bien con todo el mundo, a ser como somos sin que nos importe lo que lo demás piensen? ¿No sería bonito? ¡Crecer no significa perder las cosas bonitas de la infancia!

  ¡Ahora os toca a vosotros reflexionar! ¿Qué mejor que acompañados por unas delicioooosas gominolas?



Comentarios

  1. ¡Ay, este es mi libro favorito!♥ Me lo he leído tantas veces que me se la mayoría de los párrafos de memoria. Además conforme más vueltas le das a las cosas, más sentidos encuentras. Y sí, yo también creo que conforme crecemos comenzamos a preocuparnos demasiado y eso hace que nos estresemos y nos olvidemos de disfrutar de las pequeñas cosas.

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Yo me lo tengo que leer de nuevo! Creo que dejé de leerlo porque era demasiado pequeña y no lo entendía... jajajajajaja pero tengo que darte una oportunidad :)
      Un beso guapa!

      Eliminar
  2. Hola :D Cuanta razón creo que tiene ese parrafo. Como tu creo que cada vez nos vamos volviendo más esos seres serios y medio enfadados con el mundo que percibiamos de pequeños; y sin duda es todo por la vida estresante que llevamos de no parar o tener que tratar con gente que no nos gusta. Yo siempre he pensado que no quería ser asi, pero poco a poco, sin querer tienes días "malos" como tu dices, y es inevitable y costoso sacarle una sonrisa a la vida. Pero bueno, todo es ponerse también xD Un besin y bonito parrafo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!! El párrafo es de esos que, sin duda, "te llegan", porque vamos siempre con tanta prisa.... que de vez en cuando tenemos que parar al mundo y dedicarnos un ratito a nosotros mismos.
      ¡Un beso!

      Eliminar
  3. Pues es muy chulo ese fragmento, ¡¡ y tiene toda la razón del mundo !! Ojalá dejáramos de preocuparnos tanto algunas veces y empezáramos a endulzarnos la vida =P

    Un besito <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo contigo Vicky! ¡Menos enfados y más alegrías!
      Un beso<3<3

      Eliminar
  4. Hola!! No he leído el libro, la película me gusta, pero puedo apostar que el libro es mejor, como siempre. Me encantó el fragmento este, y creo que tiene mucha razón, me he cruzado muchas veces con reflexiones así. Creo que cuando crecemos nos vamos volviendo más amargados porque cambian nuestras vidas, cuando somos pequeños por lo único que nos tenemos que preocupar es por decidir qué jugar o qué dulce comer... A medida que vamos creciendo nos van agregando más responsabilidades de a poco para "prepararnos para el futuro", es decir, de a poco, nos van convirtiendo en los adultos amargados y estresados debido a las excesivas obligaciones (trabajos, casa, estudio, hijos)
    Creo que las personas deberíamos concentrarnos más en las cosas simples, que no cuestan tanto y nos llenan mucho más, esforzarnos a la medida justa, en vez de llegar al estrés, disfrutar de las pequeñeces y así embellecer nuestra vida <3
    Muy bonita entrada! Besooos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Rocío!
      ¡Los libros siempre por delante! Jajajajaja
      Yo veo a mis primos pequeños, y los envidio... porque muchas veces me gustaría volver a ser pequeña, a ser la niña que jugaba, aprendía, disfrutaba de todo, se reía con tonterías. Y ahora estamos que no podemos dar más de nosotros mismos... yo muchas veces me digo, ¡frena, Marina!
      Un beso!!

      Eliminar
  5. Pues la verdad no se decirte si los niños consideran a los adultos malhumorados pero creo que deberiamos aprender a disfrutar más de la vida, ser un poco más niños, reir más, vivir más.

    Un beso ^^

    P.D.: A mi me encantan las chuches, ¿será esa la razón de mi dulcura? jajaja ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Toda la razón del mundo! A mí también me encantan, pero cada vez como menos... me estoy volviendo una adulta estresada :(((

      Eliminar
  6. Je,je,je Yo diría: ¿Qué mejor que con una dulce pieza de fruta? Es verdad que hay gente muy siesa que no piensan en la felicidad que le pueden aportar las cosas más sencillas. :) Te sigo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Muchísimas gracias por comentar!
Leeros siempre me saca una gran sonrisa, ¡os lo prometo!
Intentaré responderos siempre que pueda, pero a veces se me puede poner difícil por falta de tiempo...